miércoles, diciembre 03, 2014

y mejor pensar entonces...



***
en fin
siempre el despojo
como la rosa final,como nacer
qué pena
y mejor pensar entonces
hacia dónde cuándo

( acaso
hizo falta todo
tanto
para lograr esa pregunta
qué hago
qué me hace)


***
esa piedra que fundó el mañana


bajo el piadoso examen de unas alas
muchos mueren entre nosotros
y en cada palabra
 algún sepulcro con su niño vivo
fuga hacia fronteras de amargura.


Alejandro Schmidt, Villa María, Córdoba, 1955
Inéditos
imagen de Lana Yurinova-Moes en Art Contemporary Pink Roses


lunes, diciembre 01, 2014

no puede creer




Comiendo poesía

La tinta se escapa por la comisura de mis labios.
No hay felicidad como la mía.
Estuve comiendo poesía.

La bibliotecaria no puede creer lo que ve.
Sus ojos están tristes
y camina con las manos sobre el vestido.

Los poemas se han ido.
La luz es débil.
Los perros están en la escalera del sótano y suben.

Revolean los ojos,
refriegan sus patas rubias.
La pobre bibliotecaria comienza a patalear y a llorar.

Ella no comprende.
Cuando me pongo de rodillas y lamo su mano
ella grita.

Soy un hombre nuevo.
Le gruño y le ladro,
Muero de alegría en la oscuridad libresca.


 Mark Strand, Summerside, Canadá, 1934- Brooklyn, 2014
versión ©Silvia Camerotto

Eating poetry
Ink runs from the corners of my mouth.
There is no happiness like mine.
I have been eating poetry.

The librarian does not believe what she sees.
Her eyes are sad
and she walks with her hands in her dress.

The poems are gone.
The light is dim.
The dogs are on the basement stairs and coming up.

Their eyeballs roll,
their blond legs burn like brush.
The poor librarian begins to stamp her feet and weep.

She does not understand.
When I get on my knees and lick her hand,
she screams.

I am a new man,
I snarl at her and bark,
I romp with joy in the bookish dark. 


viernes, noviembre 21, 2014

rebosando del puchero



Lectura del periódico mientras hierve el té

Muy de mañana leo en el periódico los planes sensacionales
del Papa y de los reyes, de los banqueros y de los reyes del
petróleo.
Con el otro ojo miro
el puchero con el agua del té,
cómo se enturbia y empieza a hervir y de nuevo se aclara,
hasta que, rebosando del puchero, apaga el fuego.

Bertolt Brecht, Augsburgo, Alemania, 1898- Berlín Este, 1956
versión s/d
imagen de picture-alliance / akg-images, 1948

jueves, noviembre 20, 2014

y me saludan todos



Ciego

Imposible explicarlo,
me dice.
Sabores y texturas
habitan la fiesta.
Nadie advierte
el perfume de las calles resecas,
el olor áspero de la tierra.
Hay un temblor de pájaros
entre las palmeras,
un rumor de alas
golpeando sobre las anchas hojas.
Zumban los insectos
en cada esquina,
alrededor de los focos de luz.
El paso de mis vecinos
-los vigorosos, los débiles-
produce un diferente
movimiento del aire,
un ritmo único.
Es carnaval -insiste-
y me saludan todos.
Saben que mis quemados ojos
se entienden mejor
con la fatiga del dios.

Susana Cabuchi, Jesús María, Córdoba, 1948
imagen de Peter Brueghel

miércoles, noviembre 19, 2014

y no queda tiempo



I

Me voy temprano y regreso muy tarde
cuando la noche ha hecho ya 
gran parte de su trabajo
y no queda tiempo para detenerse a mirar.

Así paso los días. Como si lo mejor de mí 
estuviera paralizado y muerto
o mejor como si no hubiera existido nunca.

Nada más que este rostro hipnotizado.
Como un pájaro nocturno
alguna palabra escala mi sangre.

Entiendo que debo quemar mis manos una vez más.

Abro el cuaderno y escribo rápidamente.

Todo arde.


Juan Manuel Inchauspe, Santa Fe, 1940-1991
en Poesía completa, Universidad Nacional del Litoral, 1994
imagen de © AbstractStudio 2014, en ART fire

martes, noviembre 18, 2014

no se puede creer



El nadador

Las últimas piletas son agrias. Llueve
tanto o más de lo pensado, aun
cuando los jazmines revienten
y las enredaderas se aúpen a los árboles.
Creeme... no se puede creer. Los huesos
hablan y el animal afina por debajo
una canción indescriptible. Igual,
no se quiere dejar de sonreír.
Hay algo en los recuerdos, vale decir,
en el seco ahora, en el puro y desaforado
ahora, que no importa demasiado
si el resto se vuelve confuso y breve,
fragmentario. Lo interesante está aquí,
en este aquí del tiempo, aunque la casa
finalmente esté sola... o vieja... o devastada.


Para Jorge Olivera

Javier Adúriz, Buenos Aires, 1948- 2011
Imagen de Omar Ortíz

lunes, noviembre 17, 2014

cierro la noche// indago



La renuncia

No pelees, si comprendieras el bien
que hay en la renuncia. Tus cosas,
en alguien más se podrían complacer.
Quede entre las excusas tu misal.
Por mi parte, cierro la noche,
desaprendo las señas de tu lengua,
vago loco y con penas en la patria,
palpo como ciego los animales que dormimos.
Indago en vano las coordenadas del país.
Descansan las sendas que transitamos en silencio.


Javier Galarza, Buenos Aires, 1968
en Lo atenuado, audisea, Buenos Aires, 2014
imagen de Rembrandt Harmenszoon van Rijn, El sacrificio de Isaac

miércoles, noviembre 12, 2014

y bajará, este año bajará



Firmeza de Cristo en la materia

El incienso encendido en la crisis energética.
La ciudad poblada de parches de oscuridad.
Él arde otra vez, vuelve a nacer, coronado de inmundicia.
Basura sin recoger. Gente que grita soluciones torvas de un lado
al otro de una mesa llena de copas en las que el óxido del año
comienza a actuar. Un largo silbido de aire caliente arremolina envoltorios
sobre la mesa. Saben de qué hablan. El templo otra vez, disputado.

El incienso has encendido en tu casa a solas, después del nacimiento,
luego de las multiplicadas reuniones de símbolos: los hijos
a punto de partir; los padres y tíos que envejecen; el poder
que los mella hasta en ese vacío de Cristo en el que nace Cristo otra vez.

¿Te acordás cuando tiraste al griego por la ventana?
Cayó encima de un florista. Te acordás de Raúl.
Ninguno puede recordar el nombre de su bisabuelo.
Esto nos diferencia de la oligarquía, Señor, para mal.
Porque es como si esta tierra no fuera nunca nuestra.
No tienen vino. * No tenemos peces. No tenemos más que esta vacía
celebración de Cristo nuestro Señor, sin Cristo y sin Señor,
y aun con Cristo, y aun con sombras de perjuros, en substancia.

Y bajará, este año bajará como los otros hasta tu incienso solitario,
bajará a las paradas de colectivos, a los subterráneos, al supermercado.
Bajará y declinará con el año, sucio al fin, crucificado. Otra vez
comeremos de su carne y su sal. Comeremos su espíritu sin mellarlo.
Lanzaremos voces, sentiremos que la sangre se enfría en las ventanas.
Sentiremos que el cuerpo cae por las vidrieras, por las alcantarillas.
Sentiremos la ausencia de Dios hasta que nos revienten los oídos.


* Las bodas de Caná, Evangelios

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de El Cairo, inédito 
imagen de Martin Lačný -Incense Smoke, 2010, en The Original Moody


lunes, noviembre 10, 2014

tú eres mi verdad


Llevo tu corazón
llevo tu corazón conmigo (lo llevo
en mi corazón) nunca sin él (allí donde
voy tú vas, querida; y cuanto estoy obligado
a hacer tú lo haces, mi muy querida)
no temo
el destino (tú eres mi destino, amor mío) no quiero
el mundo (tú hermosa eres mi mundo, mi verdad)
y eres lo que la luna siempre ha significado
y cuanto un sol siempre cantará eres tú
he aquí el secreto más profundo que nadie conoce
(aquí está la raíz de la raíz y el brote del brote
y el cielo del cielo de un árbol llamado vida, que crece
más alto de lo que el alma puede esperar y la mente alcanzar)
y este es el prodigio que distingue las estrellas
llevo tu corazón (lo llevo en mi corazón)
e.e. cummings, Cambridge, 1894- North Conway, 1962
versión de Jonio González
imagen s/d

***
i carry your heart with me (i carry it in 
my heart) i am never without it(anywhere 
i go you go,my dear;and whatever is done 
by only me is your doing,my darling) 
i fear 
no fate(for you are my fate,my sweet)i want 
no world(for beautiful you are my world,my true) 
and it’s you are whatever a moon has always meant 
and whatever a sun will always sing is you
here is the deepest secret nobody knows 
(here is the root of the root and the bud of the bud 
and the sky of the sky of a tree called life;which grows 
higher than soul can hope or mind can hide) 
and this is the wonder that's keeping the stars apart
i carry your heart (i carry it in my heart)


domingo, noviembre 09, 2014

el borde del desierto



Vivienda

El matrimonio no es
una casa o siquiera una tienda de campaña

es antes que eso, y más frío:

el borde de un bosque, el borde
del desierto
las escaleras sin pintar
en la parte de atrás, afuera, donde
nos acurrucamos, comemos pochoclo

el borde del glaciar que se aleja

donde con dolor y asombro
de haber sobrevivido hasta
aquí

aprendemos  a hacer fuego.

Margaret Atwood, Ottawa, 1939
versión Silvia Camerotto
imagen s/d

Habitation
Marriage is not 
a house or even a tent 

it is before that, and colder: 


the edge of the forest, the edge 
of the desert 
the unpainted stairs 
at the back where we squat 
outside, eating popcorn 

the edge of the receding glacier 

where painfully and with wonder 
at having survived even 
this far 

we are learning to make fire.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...