jueves, septiembre 21, 2017

yolanda pantin. divagación X y otro

[haley++hasler32.jpg]

24 horas en la vida de una mujer

Se levanta
se peina
se lava
llena de agua un tarrito
se viste
se arregla
se calza

besa a quien quiere

sin fuego
sin vida
sin alma
se acuesta
se duerme

***
Divagación X

Antes de abrir esta boca es mía
decir que es esto lo que quiero
sufro dictando un número pierdo
el café la cucharilla la rodilla o Vallejo

Antes de amar
-que es tan solemne-
largo a sudar el quejo del estado
ya diviso los obstáculos el salto me impresiona
trastabilleo un caballo
todo me asalta un miedo formidable

Antes de besar
-que es tan humano-
resumo del peso alocución de esclavo
paño lagrimeo amor hasta el detalle

Antes de llegar ya me voy
y de nada me pierdo que no sea la muerte 

Yolanda Pantin, Caracas, 1954

En Antología histórica de la poesía venezolana del Siglo XX (1907-1996), Estudio y selección de José Miranda, Editorial de la Universidad de Puerto Rico
imagen de Haley Hasler

viernes, septiembre 15, 2017

laura wittner. otra ciudad

Image result for abandoned luggage

Otra ciudad

Cuando levanto la vista veo nieve,
nieve refulgiendo desde el televisor.
Como siempre, titilan sobre el mapa
los lugares donde uno no está.
Seguro extrañaría el mercado de flores
y despertar en este piso octavo
que se abre desafiando al viento.
La verdad es que hubo un solo día de nieve
y que hay una posible segunda versión
para las cosas conocidas.
Las valijas están hechas desde siempre
y además están sobre el sofá
en posición de espera.
Ese momento dura, se sostiene,
es una manera de estar:
estar a punto de ser abandonado.
El pozo negro de las valijas hechas,
reverso del desembarco:
el deseo humano por lo incompleto
que se refleja, dicen,
en la predilección por lo pequeño,
lo breve, el fragmento.

Laura Wittner, Buenos Aires, 1967

jueves, septiembre 14, 2017

carolina dávila. postal de buenos aires


Image result for carolina dávila


Postal de Buenos Aires

Esta ciudad está viva
y es como la gorda mujer que canta mientras todo tiembla

Como esa mujer a la que no le importa que el mundo
vaya a pique
porque se levantó hermosa
o se maquilló demasiado
o usó zapatos altos, unos zapatos rojos, altísimos
que le alargaban las piernas

Y es también como esa mujer que soñó algo obsceno
muy sucio
y sonríe toda la jornada,
                          frente a la pantalla
                                                   en su oficina.

Sí, esta ciudad está viva
y es una mujer

O tal vez es un film italiano largo, muy largo
que en el minuto noventa y cinco se harta de sí mismo
y entonces canta, vibra
y decide ser un homenaje
algo menos real y más histriónico

Yo
(que sé de ciudades que también son mujeres)
lo noté de inmediato
en sus adoquines flojos
en sus balcones desvencijados
en su lluvia,
              más pasional que cualquier llanto,
que viene fuerte y se detiene
como una mujer que cede y luego se arrepiente
para al final ceder de nuevo.

Carolina Dávila, Bogotá, 1982

miércoles, septiembre 13, 2017

siomara españa. la casa vacía

Image result for empty home

La casa vacía

No invites a nadie
a nuestra casa,
pues repararán en 
puertas, paredes, escaleras
y ventanas,
mirarán la polilla en
los rincones,
los cerrojos oxidados,
las lámparas ciegas, arruinadas.
No traigas a nadie a nuestra casa
pues no tendrán más 
que angustia de tu mesa,
de tu cama, tu mantel,
del mobiliario se reirán
de pena por las tazas, fingirán
nostalgia de mi nombre,
y reirán de nuestra hamaca.
No traigas más gente a nuestra casa
pues te escribirán canciones,
te entusiasmarán el alma,
te susurrarán traviesos,
sembrarán una flor en tu ventana.

Por eso no debes, te lo ruego,
traer más gente a nuestra cas
pues se pondrán rosados,
verdosos, rojizos o azulados,
al descubrir paredes rotas
las plantas marchitadas.
Querrán barre en los rincones
querrán abrir nuestras persianas 
y encontrarán seguro entre mis libros
las excusas perversas que buscaban.

No traigas más nadie a nuestra casa,
así descubrirán nuestros absurdos
te llevarán lejos a otras playas
te contarán historias de naufragios
te sacarán a rastras de esta casa.

Siomara España, Manabí, Ecuador, 1976

domingo, septiembre 10, 2017

billy collins. invención

Image result for billy collins invention

Invención

Esta noche la luna es una galleta,
mordida en el borde
flotando en la noche,

y en una semana o por ahí
según el calendario
probablemente se parecerá

a una pelota plateada,
y nueve, o quizás diez días atrás
me recordaba a una delgada uña brillante.

Pero tarde o temprano-
a fin de mes,
calculo –

se consumirá
hasta ser nada,
nada más que estrellas en el cielo,

y tendré unas pocas noches
para mí,
algo de tiempo para que mi pluma agitada descanse.

Billy Collins, Manhattan, 1941
Versión ©Silvia Camerotto


Invention

Tonight the moon is a cracker,
with a bite out of it
floating in the night,

and in a week or so
according to the calendar
it will probably look

like a silver football,
and nine, maybe ten days ago
it reminded me of a thin bright claw.

But eventually-
by the end of the month,
I reckon -

it will waste away
to nothing,
nothing but stars in the sky,

and I will have a few nights
to myself,
a little time to rest my jittery pen.




viernes, septiembre 08, 2017

adrienne rich. cartografías del silencio

Related image

Cartografías del silencio

 1.
Una conversación comienza
con una mentira, y cada

hablante de la supuesta lengua común siente
cómo los témpanos se parten, se separan

impotentes, como si se enfrentaran
a una fuerza de la naturaleza.

Un poema puede comenzar
con una mentira. Y romperse.

Una conversación tiene otras leyes
se recarga con su propia

energía falsa, no se puede romper.
Se mete en nuestra sangre. Se repite a sí misma.

Inscribe con su estilete no retornable
el aislamiento que niega.

2.
La emisora de música clásica
suena hora tras hora en el departamento

levantar y levantar
y otra vez levantar el teléfono.

Las sílabas que dicen
el viejo guión sin parar.

La soledad del mentiroso
que vive en la red formal de la mentira

girando el dial para ahogar el terror
debajo de la palabra no dicha.

3.
La tecnología del silencio
los rituales, la etiqueta

la confusión de los términos
silencio no ausencia

de palabras o música o incluso
sonidos en bruto.

El silencio puede ser un plan
ejecutado con rigor

la trama de una vida.

Es una presencia
tiene una historia una forma.

No lo confundas
con cualquier tipo de ausencia.

4.
Qué calmas, qué inofensivas comienzan
a parecerme estas palabras

aunque iniciadas en el dolor y la ira.
¿Puedo atravesar esta película del abstracto

sin herirme a mí misma o a ti?
Hay suficiente dolor acá.

¿Es esta la razón por la que suena la emisora clásica o la de jazz?
¿Para dar sentido a nuestro dolor?

5.
El silencio se desnuda:
en la Pasión de Juana de Dreyer.

el rostro de Falconetti, el pelo rapado, una gran geografía
examinada en silencio por la cámara.

Si hubiese una poesía donde esto pudiera ocurrir
no como espacio en blanco o como palabras

estiradas como una piel sobre los significados
de una noche en la que dos personas hablaron hasta el amanecer.

6.
El grito
de una voz ilegítima

ha dejado de oírse, por lo tanto
se pregunta a sí mismo

¿Cómo existo?

Este era el silencio que quería romper en ti
Tenía preguntas pero no respondiste.

Tenía respuestas pero no las podía usar.
Es inútil para ti y quizás para los demás.

7.
Era un tema antiguo incluso para mí:
El lenguaje no puede todo:

escríbelo con tiza en las paredes de los mausoleos
donde yacen los poetas muertos

Si  cuando el poeta quiere el poema
pudiera convertirse en algo:

un ala de granito al descubierto, una cabeza en alto
encendida por el rocío

Si pudiera simplemente mirarte a la cara
con ojos vacíos, sin dejar que te des vuelta

hasta que tú, y yo que quiero hacer esto,
fuéramos iluminados al fin por su mirada.

8.
No. Déjame tener esta tierra,
estas pálidas nubes adustas y persistentes, estas palabras

moviéndose con precisión feroz
como los dedos de un niño ciego

o la boca del recién nacido
violenta de hambre.

Nadie puede darme, hace tiempo
adopté este método

así como el salvado que cae de la bolsa de red
o de la llama del mechero que se volvió pobre y azul

Si de vez en cuando envidio
la anunciación pura a simple vista

la visio beatifica
si de vez en cuando anhelo convertirme

en el hierofante eleusino
que sujeta una única espiga de cereal

para el regreso al mundo concreto y eterno
que en realidad sigo eligiendo

son estas palabras, estos susurros, conversaciones
donde la verdad se vuelve verde y húmeda una y otra vez.

Adrienne Rich, Baltimore, 1929 – Santa Cruz, 2012
De Cartographies of Silence, Kore Press, Tucson, 1996
Versión © Silvia Camerotto


Cartographies of Silence

 1.
A conversation begins
with a lie. and each

speaker of the so-called common language feels
the ice-floe split, the drift apart

as if powerless, as if up against
a force of nature.

A poem can begin
with a lie. And be torn up.
 
A conversation has other laws
recharges itself with its own

false energy, cannot be torn up.
Infiltrates our blood. Repeats itself.
 
Inscribes with its unreturning stylus
the isolation it denies.
 
2.
The classical music station
playing hour upon hour in the apartment

the picking up and picking up
and again picking up the telephone

The syllables uttering
the old script over and over

The loneliness of the liar
living in the formal network of the lie

twisting the dials to drown the terror
beneath the unsaid word

3.
The technology of silence
the rituals, etiquette

the blurring of terms
silence not absence

of words or music or even
raw sounds.

Silence can be a plan
rigorously executed

the blueprint of a life.

It is a presence
it has a history a form.

Do not confuse it
with any kind of absence.

4.
How calm, how inoffensive these words
begin to seem to me

though begun in grief and anger.
Can I break through this film of the abstract

without wounding myself or you?
There is enough pain here

This is why the classical or the jazz music station plays?
to give a ground of meaning to our pain?

5.
The silence strips bare:
In Dreyer's Passion of Joan

Falconetti's face, hair shorn, a great geography
mutely surveyed by the camera.

If there were a poetry where this could happen
not as blank space or as words

stretched like skin over meanings
of a night through which two people have talked till dawn.
 
6.
The scream
of an illegitimate voice

it has ceased to hear itself, therefore
it asks itself

How do I exist?

This was the silence I wanted to break in you
I had questions but you would not answer.

I had answers but you could not use them
The is useless to you and perhaps to others.

7.
It was an old theme even for me:
Language cannot do everything-

chalk it on the walls where the dead poets
lie in their mausoleums

If at the will of the poet the poem
could turn into a thing

a granite flank laid bare, a lifted head
alight with dew

If it could simply look you in the face
with naked eyeballs, not letting you turn

till you, and I who long to make this thing,
were finally clarified together in its stare.

8.
No.
 Let me have this dust,
these pale clouds dourly lingering, these words

moving with ferocious accuracy
like the blind child's fingers

or the newborn infant's mouth
violent with hunger

No one can give me, I have long ago
taken this method

whether of bran pouring from the loose-woven sack
or of the bunsen-flame turned low and blue

If from time to time I envy
the pure annunciation to the eye

the visio beatifica
if from time to time I long to turn

like the Eleusinian hierophant
holding up a single ear of grain

for the return to the concrete and everlasting world
what in fact I keep choosing

are these words, these whispers, conversations
from which time after time the truth breaks moist and green.


lunes, septiembre 04, 2017

ezra pound. de hugh selwyn mauberley (I)

 Image result for ode pour l'élection de son sepulchre

E.P
Ode pour L’election de son sepulcher

 Durante tres años, desentonando con su tiempo,
luchó por resucitar el arte muerto
de la poesía; para conservar “lo sublime”
en el viejo sentido. Equivocado de movida…

apenas, pero viendo que había nacido
en un país medio salvaje, fuera de época;
se inclino decidido a sacar agua de las piedras;
Capaneus; trucha para falsa carnada;

ἴδμεν γάρ τοι πάν πάνθ', όσ' ένι Τροίη
capatado por el oído destapado:
dando a las rocas escasa libertad de acción
los mares picados lo contuvieron, por lo tanto, ese año.

Su verdadera Penélope fue Flaubert,
pescó en islas porfiadas;
observó la elegancia del cabello de Circe
antes que los lemas de los relojes de sol.

Sin que “los acontecimientos” lo afectaran,
pasó de los recuerdos de los hombres a l'an trentiesme
De son eage; el caso no presenta
adjuntos a la diadema de las Musas.

Ezra Pound, Hailey, Idaho, 1885 – Venecia, 1972
De Hugh Selwyn Mauberley, 1920
Versión ©Silvia Camerotto

E.P.
Ode pour L’election de son sepulchre

For three years, out of key with his time,
He strove to resuscitate the dead art
Of poetry; to maintain "the sublime"
In the old sense. Wrong from the start—


No hardly, but, seeing he had been born
In a half savage country, out of date;
Bent resolutely on wringing lilies from the acorn;
Capaneus; trout for factitious bait;

ἴδμεν γάρ τοι πάν πάνθ', όσ' ένι Τροίη
Caught in the unstopped ear;
Giving the rocks small lee-way
The chopped seas held him, therefore, that year.

His true Penelope was Flaubert,
He fished by obstinate isles;
Observed the elegance of Circe's hair
Rather than the mottoes on sun-dials.

Unaffected by "the march of events,"
He passed from men's memory in l'an trentiesme
De son eage; the case presents

No adjunct to the Muses' diadem.

jueves, agosto 31, 2017

irene gruss. infinitivo

Image result for irene gruss

Infinitivo

Antes de morir debo pasar por la óptica, la verdad no sé, el armazón está bien
es sólo la patilla, lo veré en el camino. Y debería renovarme también,
tener un pulóver como la gente, mi madre diría como Dios manda pero antes de morir
da impresión, ¿será cursi nombrarlo? Observo la casa, cambio las toallas
por si acaso (a veces cae gente),
el camisón está listo, mejor me tiro un rato,
una siesta nomás, y
después salgo.

Irene Gruss, Buenos Aires, 1950

Inédito

miércoles, agosto 30, 2017

antonio machado. el viajero



El viajero 

Está en la sala familiar, sombría,
y entre nosotros, el querido hermano
que en el sueño infantil de un claro día
vimos partir hacia un país lejano.

Hoy tiene ya las sienes plateadas,
un gris mechón sobre la angosta frente;
y la fría inquietud de sus miradas
revela un alma casi toda ausente.

Deshójanse las copas otoñales
del parque mustio y viejo.
La tarde, tras los húmedos cristales,
se pinta, y en el fondo del espejo.

El rostro del hermano se ilumina
suavemente. ¿Floridos desengaños
dorados por la tarde que declina?
¿Ansias de vida nueva en nuevos años?

¿Lamentará la juventud perdida?
Lejos quedó -la pobre loba- muerta.
¿La blanca juventud nunca vivida,
teme, que ha de cantar ante su puerta?

¿Sonríe al sol de oro
de la tierra de un sueño no encontrada;
y ve su nave hender el mar sonoro,
de viento y luz la blanca vela hinchada?

Él ha visto las hojas otoñales,
amarillas, rodar, las olorosas
ramas del eucalipto, los rosales
que enseñan otra vez sus blancas rosas...

Y este dolor que añora o desconfía
el temblor de una lágrima reprime,
y un resto de viril hipocresía
en el semblante pálido se imprime.

Serio retrato en la pared clarea
todavía. Nosotros divagamos.
En la tristeza del hogar golpea 

el tic-tac del reloj. Todos callamos.

Antonio Machado, Sevilla, 1875-Collioure, 1939
de Soledades, 1907
en Antonio Machado, Obras Completas, Tomo I, Losada, Buenos Aires, 1997
dibujo de José Machado

martes, agosto 29, 2017

francisco 'pancho' muñoz. selección de poemas

Image result for francisco pancho muñoz

Toma 1

Nunca nadie está
solo.
Los verdugos convidan.

Purtropo

Sufre
por no poder sufrir
lo que tendría
que sufrir
si hubiese
sido
amada.

de La lámpara sobre la mesa, (1974-1975)

***
La última película

De perfil el día corta tu boca
que no pudo y de frente con revientos
de adioses que recorre tu furia de perfil
la noche corta tu boca que no supo y de nuca
cuando llanto de llantos te despiden
mis músicas.

de Ocupación de la palabra, 1980

Francisco 'Pancho' Muñoz, Buenos Aires 1945

yolanda pantin. divagación X y otro

24 horas en la vida de una mujer Se levanta se peina se lava llena de agua un tarrito se viste se arregla se calza ...